¿Cómo dormir bien?

Si eres de aquellas personas que al poco de acostarse ya se ha dormido, es difícil entender qué ocurre si, de repente, comienzas a tener problemas de sueño. En este boletín de Rest&Home le ayudaremos a identificar pequeños cambios que puedes llevar a cabo para pasar una buena noche.

1.- Dificultad para dormir

Si no eres capaz de conciliar el sueño y dormir bien y esto te ocurre una o dos noches no es perjudicial para la salud. Sin embargo, si no concilias el sueño varias noches seguidas, puedes comenzar a sentirte constantemente cansado, adormilado durante el día e incluso quedarte dormido. Tienes problemas de concentración y para tomar decisiones.

Cuando esto ocurre el problema empieza a afectar a tu salud y deberás empezar a plantearte si tu estilo de vida o el entorno que te rodea alteran su sueño.

2.- Dormir bien

Si duermes en un colchón lleno de bultos o llevas teniendo vecinos molestos durante años, es fácil pasar por alto estas cosas como causa de tu privación del sueño. Es recomendable que reflexiones sobre los siguientes puntos:

– ¿Tu colchón es cómodo? Un colchón muy duro o blando no es un soporte adecuado. Generalmente, debes cambiar tu colchón cada 10 años para asegurar el máximo confort.

– Asegúrate de que tu habitación es silenciosa y cómoda, y no muy calurosa ni muy fría.

– Piensa si existen ruidos o luces que te hacen estar despierto. Si esto ocurre, ¿puedes reducir los efectos? Es posible que necesites cortinas o persianas si te despiertas cuando ya hay luz, sobre todo en los meses de verano. Los tapones para los oídos te ayudarán si los ronquidos de tu pareja son los causantes de tus problemas.

– Utiliza tu habitación únicamente para dormir o mantener relaciones sexuales. Evita realizar labores de trabajo, comer o ver la televisión. Esto te ayudará a asociar tu dormitorio con un entorno relajante.

3.- Rutina

Intente acostarse y levantarse a la misma hora cada día. No eche cabezadas durante el día y establezca unos horarios de sueño regulares. Tomese su tiempo para relajarse antes de acostarse.

4.- Reducir el estrés

Sentirse estresado o con ansiedad es la principal razón que produce insomnio. Si no puedes dormir porque sientes ansiedad, levántate y haz algo relajante durante 20 minutos, como leer un libro o realizar una serie de respiraciones lentas y profundas.

Algunas personas practican técnicas de relajación, como la meditación o el tai chi antes de dormir.

5.- Comer y beber adecuadamente

Todo lo que comes y bebes puede afectar a tus niveles de energía. La cafeína y el alcohol pueden dificultar el sueño o hacerte despertarte en mitad de la noche, por lo que debes evitar tomar estas sustancias antes de dormir. Igualmente ocurre con los productos azucarados o pesados: afectan al sueño.

6.- Ejercicio físico

Se recomienda de 30 a 45 minutos al día, entre 3 y 5 días a la semana. Esto te ayudará a dormir mejor. No es recomendable realizar ejercicio justo antes de dormir, ya que estás más despejado y despierto dificultando conciliar el sueño.

6.- Cuidados

Si no duermes bien y estás cansado o cansada, no realices actividades en las que puedas exponerte a peligros. Hablamos de conducir, manejar maquinaria pesada o tomar decisiones cruciales, ya sea en el trabajo o en casa